Elicura Chihuailaf

04 juillet 2009
 
 
 Edit Post


Elicura Chihuailaf*
22 Poemas



1. LA LLAVE QUE NADIE HA PERDIDO


La poesía no sirve para nada, me dicen
Y en el bosque los árboles se acarician
con sus raíces azules y agitan sus ramas
el aire, saludando con pájaros la Cruz del Sur
La poesía es el hondo susurro de los asesinados
el rumor de hojas en el otoño, la tristeza
por el muchacho que conserva la lengua
pero ha perdido el alma
La poesía, la poesía, es un gesto, el paisaje
tus ojos y mis ojos muchacha, oídos corazón
la misma música. Y no digo más, porque
nadie encontrará la llave que nadie ha perdido
Y poesía es el canto de mis antepasados
el día de invierno que arde y apaga
esta melancolía tan personal

2. KALLFUMALEN

Estás lejos, y eres la visión la sombra
que veo como a las ramas de un árbol
en una noche de invierno
Los treiles me están diciendo que vuelves
Espero mientras respiro el olor de la
vela recién apagada
Si vienes, me digo
te ofreceré, al salir el sol, mis cantos
y metawes
te daré un vestido hermoso
recogeré para ti flores de las que crecen
junto al agua
Pero eres la visión la sombra, y estoy solo:
los treiles se van perseguidos por granizos
en vano las ramas del árbol intentan
espantar al invierno
y en mi garganta se quedaron las palabras
que nunca dije.

3. ANTES DESAPARECIERON (A) NUESTROS
HERMANOS ONAS. MAPUCHES HERMANOS,
PARA NOSOTROS QUIEREN LO MISMO


Estamos aquí amigos, como pájaros que
no se ocultan
y son presa fácil para los cazadores
Sólo buscamos una última oportunidad
para tomar las riendas de nuestro destino
Estamos lejos porque nos han desterrado
pero nacen hijos que llevan nuestra sangre
con ellos volveremos, una tarde, al terruño
(¿no es acaso la tarde como la vejez
la hora en que el día y el hombre esperan
morir en paz?)
Sopla el viento sur, en un país extranjero,
y nos hace recordar
el olor de los canelos y arrayanes
que llenaban los pulmones
Sopla el viento sur y nos recuerda que
en las ciudades de Chile
hay muchos que nos discriminan y nos dan
los peores trabajos
(así ¿podemos poner otra vez la cara
para que nos golpeen?)
Del Este viene el viento, ha llegado
La hora de retornar
Beberemos muday, beberemos agua en las
vertientes.

4. EN ESTE SUELO HABITAN LAS ESTRELLAS

En este suelo habitan las estrellas
En este cielo canta el agua
de la imaginación
Más allá de las nubes que surgen
de estas aguas y estos suelos
nos sueñan los antepasados
Su espíritu -- dicen-- es la luna llena
El silencio su corazón que late.

5. LAS LLUVIAS TENSAN OTRA VEZ LAS CUERDAS

Las lluvias tensan las cuerdas de su brisa
y, arriba, es el coro que lanza el sonido
de la fertilidad
Muchos animales hubo --va diciendo
montes, largos, aves, buenas palabras
Avanzo con los ojos cerrados:
Veo, en mí, al anciano
que esperando el regreso de las mariposas
habita los días de su infancia
No me preguntes la edad, me dice
y estaré contento
¿para qué pronunciar lo que no existe?
en la energía de la memoria la tierra vive
y en ella la sangre de los antepasados
¿comprenderás, comprenderás por qué --dice
aún deseo soñar en este valle?

6. EL HABLA DE LOS RÍOS

Brillando mientras el dulce olor
de canelos y laureles
subía hacia los cielos
los padres de mis padres miraban
la Cruz de Sur.

7. SUEÑOS DE AGUA TURBIA

Mas en mi alma --en mi sueño-- la música
de la confusión
agita sus alas y no veo a mis hijas
ni a mi mujer
ni a mis padres. Y el tiempo los lugares
son el Metro de Santiago de Chile
con puertas que vertiginosas se cierran
se cierran
(y los amigos que debían estar
el rumor de los bosques que se fueron)

8. PORQUE SOY LA FUERZA DE LO INNOMBRADO

He soñado en la luna creciente
dice
y he trabajado los campos
Antes que las palabras
y que las flores fui
(y más lejos)
Para mis hijas construyo
la casa de plata
mientras con el cabello al
viento
cabalgo sobre el arco iris
Soy el agua que corre
Dormido va el mar en mí
y despierta la montaña
Porque soy la fuerza de lo
innmombrado, dice
corona del sol: tu canto.

9. SUEÑO EN EL VALLE DE LA LUNA

Estoy aquí en una piedra blanca
Los cerros y las nubes se alzan
como si fueran serpientes que disputan
Entre las aguas y la tierra parece
dividirse mi espíritu
No deseo pensar, estoy tan lejos
de mi jardín
Sostengo el trompe en la memoria
(el sonido del amor)
Mas tomo la guitarra y entro al sueño
Descanso mis dedos sobre sus cuerdas
tensas
pues sé que luego las sentiré vibrar
estremecidas por el canto de la floresta.

10. GRAN TIGRE NAHUELBUTA

Me encuentro lejos de mis padres
y de mis hijas
y no sé aún cuando volveré
por eso mis pensamientos
hacia ellos van
tristes, pero claros como rayos
de luna nueva
De mis ojos ya brotaron
lágrimas abundantes
y cordilleras y cantos vienen
al horizonte de mi memoria
Por nuestra gente estás ahí
hablando en esa tierra lejana
En el largo del sueño, me está
diciendo
el resollar del tigre azul.

11.SUEÑO AZUL

La casa azul en que nací está situada en una colina
rodeada de hualles, un sauce, castaños, nogales
un aromo primaveral en invierno
—un sol con dulzor a miel de ulmos—
chilcos rodeados a su vez de picaflores
que no sabíamos si eran realidad o visión ¡tan efímeros!
En invierno sentimos caer los robles partidos por los rayos
En los atardeceres salimos, bajo la lluvia o los arreboles, a buscar las ovejas
(a veces tuvimos que llorar la muerte de alguna de ellas, navegando sobre las aguas)
Por las noches oímos los cantos, cuentos y adivinanzas a orillas del fogón
respirando el aroma del pan horneado por mi abuela, mi madre, o la tía María
mientras mi padre y mi abuelo —Lonko de la
comunidad— observaban con atención y respeto.
Hablo de la memoria de mi niñez y no de una sociedad idílica
Allí, me parece, aprendí lo que era la poesía
las grandezas de la vida cotidiana, pero sobre todo sus detalles
el destello del fuego, de los ojos, de las manos.
Sentado en las rodillas de mi abuela oí las primeras historias de árboles
y piedras que dialogan entre sí, con los animales y con la gente.
Nada más, me decía, hay que aprender
a interpretar sus signos
y a percibir sus sonidos que suelen esconderse en el viento.
Tal como mi madre ahora, ella era silenciosa
y tenía una paciencia a toda prueba
Solía verla caminar de un lugar a otro, haciendo girar el huso, retorciendo la blancura de la lana
Hilos que en el telar de las noches se iban convirtiendo en hermosos tejidos
Como mis hermanos y hermanas
—más de una vez—
intenté aprender ese arte, sin éxito.
Pero guardé en mi memoria el contenido de los dibujos
que hablaban de la creación y resurgimiento del mundo mapuche
de fuerzas protectoras, de volcanes, de flores y aves
También con mi abuelo compartimos muchas noches a la intemperie
Largos silencios, largos relatos que nos hablaban del origen de la gente nuestra
del primer espíritu mapuche arrojado desde el Azul
De las almas que colgaban en el infinito como estrellas
Nos enseñaba los caminos del cielo, sus ríos sus señales
Cada primavera lo veía portando flores en sus
orejas y en la solapa de su vestón
o caminando descalzo sobre el rocío de la mañana
También lo recuerdo cabalgando bajo la lluvia
torrencial de un invierno entre bosques enormes
Era un hombre delgado y firme
Vagando entre riachuelos, bosques y nubes
veo pasar las estaciones:
Brotes de Luna fría (invierno), Luna del verdor (primavera)
Luna de los primeros frutos (fin de la primavera y comienzo del verano)
Luna de los frutos abundantes (verano)
y Luna de los brotes cenicientos (otoño)
Salgo con mi madre y mi padre a buscar
remedios y hongos
La menta para el estómago, el toronjil para la pena
el matico para el hígado y para las heridas
el coralillo para los riñones —iba diciendo ella.
Bailan, bailan, los remedios de la montaña
—agregaba él
haciendo que levantara las hierbas entre mis manos.
Aprendo entonces los nombres de las flores y de las plantas
Los insectos cumplen su función
Nada está de más en este mundo
El universo es una dualidad:
lo bueno no existe sin lo malo.
La Tierra no pertenece a la gente
Mapuche significa Gente de la Tierra
—me iban diciendo
En el otoño los esteros comenzaban a brillar
El espíritu del agua moviéndose sobre el lecho pedregoso
el agua emergiendo desde los ojos de la Tierra.
Cada año corría yo a la montaña para asistir
a la maravillosa ceremonia de la naturaleza
Luego llegaba el invierno a purificar la Tierra
para el inicio de los nuevos sueños y sembrados
A veces los guairaos pasaban anunciándonos
la enfermedad o la muerte
Sufría yo pensando que alguno de los
mayores que amaba
tendría que encaminarse hacia las orillas
del Río de las Lágrimas
a llamar al balsero de la muerte
para ir a encontrarse con los antepasados
y alegrarse en el País Azul
Una madrugada partió mi hermano Carlitos
Lloviznaba, era un día ceniciento
Salí a perderme en los bosques de la
imaginación (en eso ando aún)
El sonido de los esteros nos abraza en el otoño
Hoy, les digo a mis hermanas Rayén y América:
Creo que la poesía es sólo un respirar en paz
—como nos lo recuerda nuestro Jorge Teillier—
mientras como Avestruz del Cielo por todas
las tierras hago vagar mi pensamiento triste
Y a Gabi Caui Malen y Beti, les voy diciendo:
Ahora estoy en el Valle de la Luna, en Italia
junto al poeta Gabriele Milli
Ahora estoy en Francia, junto a mi hermano Arauco
Ahora estoy en Suecia junto a Juanito Cameron
y a Lasse Söderberg
Ahora estoy en Alemania, junto a mi querido
Santos Chávez y a Doris
Ahora estoy en Holanda, junto a Marga
a Gonzalo Millán y a Jimena, Jan y Aafke,
Juan y Kata
Llueve, llovizna, amarillea el viento en
Amsterdam
Brillan los canales en las antiguas lámparas
de hierro y en los puentes levadizos
Creo ver un tulipán azul, un molino cuyas
aspas giran y despegan
Tenemos deseos de volar: Vamos, que nada
turbe mis sueños —me digo

Y me dejo llevar por las nubes hacia lugares desconocidos por mi corazón.

12. EN MIS SUEÑOS

Lejos de mi tierra añoro
cuando en mis sueños
me abrazan las altas cumbres
de mis montañas.
No es tan ancho el mar
hermanas, hermanos
y de pie estoy sobre estas aguas,
les digo.
Envíenme vuestro caballo
azul, galopando volveré
De lejos vengo, pero mi
corazón resplandece
De ustedes soy hijo, pues
Así hablaré a nuestra Gente
Amada.

13. PALIN

Los ojos de los manke
miraron el atardecer desde las
araucarias
Y el viento de la noche
trajo su aleteo sobre el paliwe

Sobre los laureles
y aguas de esteros
saltan los espíritus
Mientras la machi sueña
que las nubes
bailan sobre su ruka

Afuera entre las siembras
el viento norte
desafía los sueños del viento sur.

14. ADONDE IRÁN MIS NUEVOS CANTOS

Lejos anduve: Perdido
llorando
Un alma en todo caso
alumbrado de ti
Riscos y barrancos
me persiguieron
pero he vuelto y me
alegran tus flores
Madre ¿a dónde irán mis
nuevos Cantos?

15. INICIACIÓN

Mi Sueño se ha convertido
en la energía que vive y abre
las puertas de mi alma
Su aire estas palabras
el Azul que su canto sostiene.

16. CUANDO EN MIS SUEÑOS CANTAN LAS AGUAS DEL ORIENTE

Marchito pasto soy
haciendo señales
a la lluvia
mas luego siento las
primeras gotas
que caen sobre el campo
¡Que me moje esta agua!
me oigo decir, bailando
entre las flores.

Al despertar me elevaré
emocionado
sosteniéndome en el aroma
de una lavanda.

17. PARA SANARTE VINE, ME HABLÓ EL CANELO

Para sanarte vine, me habló el Arbol Sagrado
Vé y recoge mis hojas, mis semillas
me está diciendo
De todas partes vinieron tus buenas Machi
mis buenos Machi
desde las cuatro Tierras, desde las cuatro Aguas
mediaremos, me están diciendo sus poderes
en tus nervios, en tus huesos, en tus venas

¿O deseas acaso abandonar a nuestra gente?

Elevaré mis rogativas, le digo
Ay, mis pensamientos se apartaron
de los apacibles Ríos de mi Corazón:
Piedra Transparente será éste, por mí, dijiste
Oo! Genechen, envíame tu aliento,
tu resollar de aire poderoso
Este va a ser cantor, dijiste, entregándome
el caballo Azul de la Palabra
Hasta la Tierra de Arriba llegará
en sus Sueños
confundiendo al mensajero de sus enemigos
Me oirá cuando hable desde la savia
de las plantas y de las flores
Así dijiste
Mas yo quise olvidar el consejo de las Ancianas
y de los Ancianos
por eso estoy enfermo ahora
Mis pensamientos se alejaron de los apacibles
Ríos de tu Corazón
Mírame, estoy soñando que he subido
por tus hojas
La Cascada Azul de la mañana vino a mojar
mis labios con sus aguas
Subí, subí con ellas, pero me sujetó
el murmullo de los peces
Caminé luego sobre el aroma de los bosques
Después bailé. En él estaba colgado mi poder
Las buenas Visiones y los buenos Sueños
lo rodeaban
Lloré entonces, lloré, abrazado por
el Espíritu de mi Canelo.


18. ASÍ TRANSCURREN MIS SUEÑOS, MIS VISIONES

Tus palabras son como el sonido del Kultrun
me están diciendo mis Antepasados
pues se sujetan en el misterio de la Sabiduría
Por eso con tu lenguaje florido conversarás
con los amigos
e irás a parlamentar con los winka
Montado sobre un arcoiris viajo por el mundo
los Cuatro Dueños del viento me acompañan
Tal vez en las nubes deba combatir
contra nuestros enemigos --voy pensando--
tal vez un día con sangre pintaré
los caminos de mi Pueblo.

19. SEÑALES EN LA TIERRA DE ARRIBA

Salió el viento del mar
Lloverá lloverá gritan mis huesos
y los sembrados que parecen enfermos
cargan de ensueños los botes
que como nubes navegan
en el agua del cielo
Salió el viento del mar
y se han volcado los botes
sobre el Llaima

Lloverá, sí, dice el aroma
cerrando sus puertas en el bosque
Y veo la luz del cielo
que abre sus vertientes azules
y las espigas levantan
sus cabezas
silban, las oigo, ¡jubilosas!

20. NADA DE MÍ QUEDARÁ EN ESTA TIERRA

Nada de mí quedará en esta
Tierra, me digo
En su aire, sólo mis
conversaciones con la Luna
En sus aguas una flor:
La levedad de la memoria.

21. LOS PODERES DEL AGUA ME LLEVAN

Viejo estoy y desde un árbol en flor
miro el horizonte
¿Cuántos aires anduve?, no lo sé
Desde el otro lado del mar
el sol que se entra me envía ya sus
mensajeras
y a encontrarme iré con mis abuelos
Azul es el lugar adonde vamos
Los poderes del agua me llevan paso a paso
El Río del Cielo es apenas un pequeño círculo
en el universo
En este Sueño me quedo:
¡Remen remeros! En Silencio me voy
en el canto invisible de la vida.

22. RUEGO EN LAS PAREDES ROCOSAS DEL CIELO
(Poema a la manera del canto de las Machi)


Estas son las palabras rituales, dicen las Machi
Sí, ustedes ya las conocen: Jefes, Ancianos
y Jóvenes de la Tierra de Arriba; ustedes
habitantes del volcán amaneciendo
y Machi antiguos que oyen nuestros ruegos

Aquí está el hombre enfermo: respira.
No lo dejen solo
ahora que le hemos traído hierbas medicinales
y, en nuestros cántaros, el agua cristalina del alba
¡Ven! Tenemos en nuestras almas la vida
de los ríos que suben para el Oriente. Bebe
Pero ay Genechen sólo tú harás que ella refresque
Por eso también a ti te hablamos viento maligno
¿Qué bostezo tan profundamente ladino y oscuro eres
que vagas en el crepúsculo del día?

A ti te hablamos fuego resucitado
que mientes y escondes tu verdadero rostro
¡Ya!, ándate y quiebra la vara con que
golpeas a nuestro hijo:
En los pulmones, en la sangre, el corazón
Fuerza maligna que acechas en visión engañosa
como un zorro más, como cualquier guairao
como cabezas volando, como quilas floridas
que nos anuncian las penas
En la fragancia de nuestros remedios ándate
dicen las Machi, tú que como un mal sueño estás
en el anochecer, ¡suelta! quita tu oscuridad
mira que Azul es la luz de la mañana
Y tú, levántate hijo. Se repiten los ruegos
en las paredes rocosas del cielo
y los guerreros despiertan y vienen, ya vienen
¡Oo!, como pececillos brillando desde la Tierra de Arriba
ya vienen, los transparentes y altos cóndores
del sol.





ELICURA CHIHUAILAF nació en Quechurewe, novena región en 1952. Luego se trasladó a Cunco. Estudió enseñanza media en el Liceo Pablo Neruda de Temuco y Obstetricia en Concepción. Chihuailaf es un poeta mapuche que se distingue por sus publicaciones bilingües (castellano-mapudungun), traductor al idioma de su pueblo de una selección de poemas de Pablo Neruda: Todos los cantos (Ti Kom ül), de estilo natural y elegante tanto en su lengua de tradición oral como en castellano. El mismo poeta explica el sentido etimológico de su nombre en lengua mapuche: «Elicura significa piedra transparente. Chihuailaf quiere decir neblina extendida sobre un lago. Nahuelpán: tigre-puma.» Ha publicado las siguientes obras: El invierno y su imagen; En el país de la memoria; Sueños y Contrasueños y A orillas de un sueño azul.